Cómo nació Spotify

por Pilar


Publicado 19/10/2018


Cómo nació Spotify

Otra historia de negocio de éxito que nace del entusiasmo por dos aficiones. El creador de Spotify, Daniel Ek, es un enamorado de la música y de la informática. Y desde luego una cierta predisposición para los negocios ya que fundó su primera empresa cuando tenía 14 años. Con tan solo 16, quiso entrar a trabajar para Google, y le rechazaron no por la edad, sino por no tener título universitario. No se desanimó y poco después fundó su propia empresa Advertigo, dedicada al marketing online y que vendió en 2006 a Tradedoubler.

Fue precisamente uno de los fundadores de esa empresa el que invirtió el capital que Ek necesitaba para poner en marcha Spotify, cuyo nombre es fruto de un malentendido entre ambos. Una vez bautizado, comenzó el desarrollo del modelo de música en streaming. A pesar de tenerlo desarrollado en 2006, conseguir que las compañías dieran licencias para las canciones retrasó su lanzamiento dos años. 

En octubre de 2008 salió por fin al público, en principio en países del norte de Europa, Francia, España y Reino Unido, como una aplicación para escuchar música online, que permitía escuchar miles de canciones sin tener que descargarlas. Solo en el ordenador y por medio de invitación, porque sino era necesaria una suscripción de pago. La app móvil se creó con la aparición en el mercado de los smartphones y el iPhone. También la modalidad Premium, Unlimited que se añadieron a la gratuita.

En Estados Unidos hubo problemas con las discográficas, pero se solucionaron en 2011, cuando la compañía pudo competir con iTunes, a quien aventaja en cuota de mercado. Ese mismo año Spotify se reconvirtió en Spotify Platform, con la posibilidad de albergar aplicaciones de terceros. De esta manera se integraron revistas con su propio canal y aplicaciones como TuneWiki, para ver las letras de las canciones y la posibilidad de compartir temas y saber lo que estaban escuchando los contactos.

En 2014 eliminaron la limitación que habían establecido de 20 horas mensuales de la versión gratuita, a cambio de escuchar la publicidad que ofrece, y que no se puede saltar. En ese mismo año Spotify se alió con Popspin y comenzó a añadir merchandising de los artistas. En 2015 puso música a los cafés al unise a Starbucks.

En 2016 Spotify llego a un acuerdo con Facebook para que los usuarios pudieran compartir música a través de Messenger y lo mismo con Twitter. Además ha hecho una incursión en el mundo de la fotografía, comprando CrowdAlbum para compartir videos y fotos de cantantes, y ha conseguido un gran éxito con Discover Weekly, que ofrece novedades semanales a cada usuario dependiendo de sus gustos.

En definitiva un modelo de negocio que sigue triunfando y ampliando sus servicios cada vez más

Imagen: officelovin.com


Categorías: Negocios
Tags: Spotify