Errores que no debes cometer en tu negocio

por Pilar


Publicado 28/08/2018


Errores que no debes cometer en tu negocio

Es inevitable cometer errores en un negocio. Por falta de experiencia, de reacción, apresuramiento, hay mil motivos que pueden llevar al fracaso. Y es lógico, no se puede saber de todo y por mucho interés y entusiasmo que se ponga no se puede controlar todo lo que ocurre. Lo importante es aprender de ellos e intentar no volver a cometerlos.

Disponer de un plan de negocios

Obviamente tienes una idea de lo que quieres al montar un negocio, hasta dónde quieres llegar. Tienes un objetivo y también un punto de partida. ¿Cómo conectar esos dos puntos? Para ponerte en marcha necesitas saber cuál es tu mercado, cómo vas a poner en circulación tu producto y de qué medios dispones.  

Hay que centrarse en la estrategia a seguir

Básicamente porque no quieres perder dinero, ni tiempo, ni nada que te aleje de tu objetivo. Hay que rodearse de personas que te puedan ayudar, a inspirarte, a hacer contactos. Para eso hay que priorizar y focalizarse en algo concreto, no es posible ir cambiando continuamente los planes. Parece obvio, pero no tanto de momento que hay mucha gente que sigue haciéndolo. 

Tener unas expectativas realistas

Las ganas de tener un negocio no bastan. Puede surgir de un sueño, de una ilusión, pero para que crezca hay que trabajar mucho. Estar todo el tiempo pendiente, hacer una buena publicidad de una manera u otra, darse a conocer, para que los usuarios se interesen por tu producto. Eso supone estar permanentemente tomando decisiones. Salir a por los clientes, para llevarlos a ti. No esperes que acudan solos, no de momento. Y tener paciencia, los resultados no suelen verse tan rápido como esperas. 

Hacer planes para dar además de vender

Claro que quieres vender, ese es el principal propósito de un negocio. Pero no siempre puedes estar vendiendo y desde luego a tus usuarios les incomodará pensar que solo ves en ellos una caja registradora. Tienen que notar que te interesas por ellos, que les puedes ayudar. Y puede que captes a un posible cliente con una operación que no sea una venta. Piensa en las cosas interesantes que puedes ofrecer de forma gratuita a tus potenciales clientes para que lleguen a serlo y paguen un dinero por tus servicios.

Ver las cosas desde el lado del cliente

Cuando se diseña un producto o servicio se puede caer en el error de considerarlo aisladamente, sin pensar en lo que quieren los clientes. Por eso, por muy maravilloso que sea puede llegar a ser un fracaso, si lo se ha diseñado de forma ideal, pero sin tomar en consideración lo que quiere el cliente. Por eso si quieres triunfar tendrás que hacerlo, aunque tengas que modificar algo de tu proyecto inicial. Y para ofrecerles lo que necesitan debes saber qué quieren y cómo ofrecérselo, así que investiga el mercado y a tu competencia. 

No lo quieras hacer todo por ti mismo

Ni tienes tiempo, ni sabes de todo. Siempre hay muchas cosas que hacer en un negocio, sobre todo cuando estás iniciando un proyecto y lo más probable es que tengas pocos recursos. Sin embargo, un buen consejo es que no intentes hacerlo todo tú, porque lo harás de cualquier manera y eso no es bueno para tus planes. Deja que cada uno haga lo que mejor sabe hacer. Toma decisiones sobre lo que es preciso y lo que puede esperar, pero no hagas chapuzas, enderezar algo que empieza mal es complicado.

Tener éxito es una mezcla de muchos factores, entre ellos la constancia y el aprendizaje de los errores. Es imposible saber todo lo que hay que hacer desde un principio, pero al menos, haz caso a los que se han equivocado unas cuantas veces, la experiencia ayuda. 


Categorías: Negocios
Tags: Negociosemprendimiento