La era de las APIs. Llegan los microservicios

por Jose


Publicado 14/06/2018


La era de las APIs. Llegan los microservicios

Tal vez no lo sabes, pero hace años que estamos inmersos en un mundo en el que las máquinas hablan entre sí. Cuando comenzaron a hacerlo, respondían de forma simple, solo aquello para lo que habían sido programadas. Ahora algunas cosas están cambiando y eso va a afectar a la forma en la que las personas interactúan, a nuestros proyectos y negocios.
 

Qué es y cómo funciona una API en 3 minutos

API es el acrónimo de Application Programming Interface, en español Interfaz de Programación de Aplicaciones. Básicamente una API es una colección de llamadas y respuestas creadas en una aplicación o sistema, de forma que éste pueda comunicarse, intercambiar información, con otros sistemas que interactúan entre ellos de forma desatendida. Con un ejemplo probablemente es más fácil de entender.

Imagina que tienes un hotel y que quieres automatizar el registro de reservas, pero sobre todo, algo que consume mucho tiempo a tu equipo: responder a las consultas sobre disponibilidad de plazas en fechas concretas. Os pasáis el día respondiendo emails, atendiendo llamadas e incluso ¡faxes! Una API podría encargarse de responder estas consultas, haciendo algo parecido a esto:

Una aplicación hace una petición a tu API más o menos así…

http://tuhotel.com/API/habitacion/disponibilidad?fecha=21/11/2018&tipo=habitacion&dias=2&adultos=2&infantes=2

Si fuera posible reservar, la API podría responder de esta manera:

id: 70344
estatus: OK
fechaConsulta: 05/06/2018
validez: 04/07/2018
oferta: 124.80€

Y si no hubiera disponibilidad de esta forma:

id: 70344
estatus: KO
fechaConsulta: 05/06/2018

Por tanto la API es un interfaz automatizado que recoge peticiones, por ejemplo a través de una página web o en una agencia de viajes, consulta a los hoteles que cumplan los requerimientos de cercanía, precio u otros, si tienen disponibilidad. El sistema del hotel responde con OK si hay disponibilidad, informa del precio y hasta cuando es válida la oferta. En caso contrario la respuesta enviada es KO.

A partir de ahí el sistema que hace la consulta podría volver a contactar con el hotel utilizando el id de la consulta, confirmando la reserva, algo así:

http://tuhotel.com/API/habitacion/reserva?id=70344&comment=Cliente quiere champán y zumo

La API del hotel respondería confirmando la reserva y el proceso habría terminado. Y sí, lo del pago también podría automatizarse :-)

El ecosistema actual de las APIs

Estos sistemas llevan funcionando desde hace bastante tiempo, al principio en sistemas cerrados y su difusión comenzó con la llegada de Internet. De hecho, el concepto es previo a la informática. Las primeras empiezan a estar disponibles alrededor del 2000, para que los programadores conecten con los sistemas de las empresas. Entre aquellos pioneros estaban SalesForce o Ebay. La mayoría de las APIs que se utilizan en la actualidad, como las de Google Maps o Amazon AWS aparecieron a partir de 2005. 

En la actualidad las APIs están disponibles en todo tipo de sistemas. Cualquier empresa que quiera mejorar la automatización de sus procesos, debería considerar qué quiere mejorar y cómo interactúa con sus clientes y proveedores. La ventaja de los sistemas es que pueden funcionar de forma ininterrumpida, 24 horas al día si es necesario, sin que nadie les preste atención.

Hacia donde vamos: los microservicios

Las APIs están evolucionando y su uso se extenderá, gracias a un nuevo paradigma: los microservicios. Los microservicios no tienen que ver solo con la forma de relacionarse con otros sistemas. De hecho, se están utilizando para crear nuevas arquitecturas de aplicaciones, gracias a su escalabilidad y a la manera en que la arquitectura se orienta a atender a un amplio rango de dispositivos presentes y futuros.

A su vez el rango de dispositivos a cubrir ha crecido notablemente y seguirá haciéndolo. En la actualidad podemos conectarnos a un sistema través de su página web o por otros medios, como un ordenador portátil o dispositivos móviles como teléfonos o tablets. El siguiente salto que ya está aquí es el que tiene que ver con la IoT y los wearables.

En la medida en que a las APIs actuales se les sume la inteligencia artifical, tenemos a nuestra disposición una increíble herramienta para facilitar la comunicación y gestión de las organizaciones.

La multiplicación de este tipo de dispositivos es algo que cuesta procesar. Solo como referencia ten en cuenta que las direcciones IPs disponibles, ese numerito que identifica una conexión, hasta hace unos años alcanzaba unos 4.000 millones bajo el estándar previo IPV4. Pues bien, tuvo que restringirse su uso hace tiempo porque se acababan. Ahora bajo IPV6, el número de direcciones IPs posibles es de 10^28. Cuatrillones o quintillones, es que me pierdo, pero para hacerse una idea, tantas direcciones como los granos de arena que hay en la Tierra, más que el número de estrellas del universo. ¿Te parecen muchas? Pues algunos se lo están pensando. ¿Qué pasaría si en nuestro cuerpo hubiera cientos, miles de microbots ocupándose de nuestro “mantenimiento”? ¿Y si estos estuvieran a nuestro alrededor construyendo, reparando, procesando el CO2, los plásticos…?

Como puedes ver esto no tiene límite. Sin llegar a los anteriores planteamientos futuristas, el impacto inmediato de estos sistemas combinados, en todo lo relacionado con el ocio o el comercio electrónico será colosal, ya sea en la operativa con consumidores finales (B2C), empresas (B2B) o instituciones (B2A).

¿Cualquiera puede implementar el uso de APIs en sus procesos? Sin duda. ¿Cuesta mucho dinero programar una API? para nada. Por cientos de euros se pueden hacer cosas básicas. Lo realmente relevante es cómo impacta un sistema con estas posibilidades en la filosofía de las organizaciones, en sus procesos y sistemas.

Por tanto, si estás al frente de una empresa, incluso si eres el único empleado, harías bien en considerar cómo vas a posicionarte en el mundo digital. Cómo competirás. La automatización, la competitividad, es tanto más importante cuanto más pequeño seas.

 


Categorías: Tecnología
Tags: ApisAutomatización